Archivo de la etiqueta: Asociación Jurídica Cubana

Encrucijada

Esta entrada fue publicada por ajudicuba.

13 de septiembre de 2012

Lic. Wilfredo Vallín  Almeida

Tres jóvenes fueron detenidos violentamente, metidos a la fuerza en un patrullero y conducidos a una estación de la policía nacional donde estuvieron alrededor de 24 horas sometidos a interrogatorio por parte de la Seguridad del Estado.
¿Motivo? : Repartir hojas impresas con la Demanda Ciudadana por Otra Cuba que, semanas antes, había sido entregada por sus promotores a la Asamblea Nacional del Poder Popular donde fue recibida con el número 1207 de 20 de junio del 2012.
Aunque la violencia policial es un hecho que tiene lugar prácticamente a diario en nuestro país y cuya constancia se muestra en fotos, videos y entrevistas por la prensa independiente, blogueros y otros, este caso en particular, por su connotación, merece un análisis especial.

Cuando hablamos en la unidad policíaca con los agentes de la policía política que atendían el caso, nos llamó la atención varias cosas que analizaremos a continuación.

Primero se nos dijo que estos jóvenes habían sido detenidos “por distribuir propaganda en la vía pública”. Aunque el término “enemiga” no se utilizó, era evidente que se referían a una propaganda que tenía por fuerza que serlo, pues sólo así sería justificable la detención.

Cuando mostramos a los agentes que ese documento había sido entregado en la Asamblea Nacional del Poder Popular sin objeciones por parte de los que lo recibieron, entonces se pasó a decir que “se habían resistido al arresto”.
No vamos argumentar detalladamente aquí por qué conforme al Derecho Internacional una detención que empieza por ser ilegal convierte en no válido para el poder lo que se derive de ella a posteriori. Lo que queremos decir, al menos por ahora, es otra cosa.

Lo que los agentes parecían buscar con denuedo era el lugar donde se habían imprimido esas hojas. O sea que, lo “importante”  para ellos era la impresión en sí, no su contenido. Y eso es lógico de entender pués lo verdaderamente preocupante para ellos no es en verdad la impresión, sino el tema que se toca en esas hojas.

Y el tema es el Pacto  de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos sociales y Culturales ambos de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Y podemos entender la preocupación oficial porque:

Cuba es  miembro de la ONU.
Participa en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.
Es vista en las Organizaciones Internacionales de tales Derechos como violadora consuetudinaria de los mismos.
Tiene asignada, por segunda o tercera oportunidad, un relator para la tortura que deberá visitar la isla no se sabe cuándo.
El gobierno cubano firmó la intención de introducir esos Pactos en la isla el 28 de febrero de 2008.
Tratándose de semejantes documentos, no puede tildarlos de “maniobra del imperialismo contra el país” o algo por el estilo.
Tampoco puede llevar a prisión a los que divulguen esos pactos o apoyen esa campaña por cuanto ese actuar sería totalmente incompatible con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Sabe que de conocerse en todo el país sus contenidos y las perspectivas que abrirían a los cubanos, serían incontables los ciudadanos que apoyarían esa demanda.
Los problemas con la ONU no son los mismos que con los inofensivos, desarmados e indefensos opositores pacíficos cubanos.
Y esto por sólo señalar algunos aspectos del problema.
Ahora el asunto está, claro que muy complicado, en las manos de los que pueden acabar de resolverlo o de hundir a Cuba, si se sigue hablando en el tono de arrogancia y prepotencia con que lo hicieron los que conversaron con nosotros en la 6ta. Unidad.
Creo que para los que dirigen las cosas de gobierno en el país, la palabra definitoria de la actualidad es: ENCRUCIJADA.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

El fantasma de los Pactos

Por Wilfredo Vallin
(en Asociación Jurídica Cubana y en Diario de Cuba)

¿Por qué nunca se ha expuesto a los cubanos el contenido de los Pactos de Derechos Humanos de la ONU, firmados por el régimen de los Castro?

“Un fantasma recorre Europa: es el fantasma del comunismo”, dijeron Carlos Marx y Federico Engels en el Manifiesto Comunista.

Más de un siglo después, cuando aún era ministro de Relaciones Exteriores y quien mejor interpretaba el pensamiento del Comandante en Jefe, Felipe Pérez Roque apareció, en una foto en Juventud Rebelde el 28 de febrero del 2008, estrechando la mano del señor Ban Ki Mon, Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La instantánea fue tomada con motivo de la firma por el canciller cubano de dos Pactos de Derechos Humanos de la ONU, documentos que habían sido creados por ese Organismo internacional en 1966 y entrado en vigor en 1976, es decir, diez años después.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU de 1948, independientemente de la enorme carga moral que implica, no constituye sino una recomendación que los gobiernos pueden adoptar o no, sin que sea de obligatorio cumplimiento para los mismos.

Precisamente por su condición no obligatoria (o no vinculante, como se acostumbra a decir en el lenguaje del Derecho Internacional), la ONU instrumentó a posteriori esos Pactos que sí tienen ese carácter, desglosando la Declaración en dos documentos, el de los Derechos Civiles y Políticos (o de primera generación) y el de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (o de segunda generación).

Hay varias preguntas que aparecen de inmediato cuando se quiere analizar este acontecimiento de hace ya cuatro años, a saber:

– ¿Por qué el gobierno cubano, que ya hacía rato estaba en el poder en 1976, demoraría 32 años en firmar tan importantes documentos para cualquier país de la tierra?

– ¿Por qué nunca los nacionales hemos recibido explicación alguna sobre las razones para su firma?

– ¿Por qué nunca se ha expuesto al pueblo de Cuba el contenido de esos Pactos?

– ¿Qué implicaciones tendrían para todos nosotros la ratificación de tales instrumentos jurídicos?

– ¿Por qué desde su firma y hasta la fecha, esos convenios se han mantenido en el “secretismo” que hoy se critica por las autoridades actuales en el país?

El problema es que, ahora mismo, seguimos frente a la crisis generalizada en que vuelve a verse Cuba —y que parece no tendrá nunca fin—, así como ante la ausencia de soluciones profundas y serias por parte del gobierno.

Indignados no solo hay en Europa, frente a Wall Street o los países árabes. Un grupo de ciudadanos desde la sociedad civil cubana ha acudido a los Pactos de la ONU firmados por el ex canciller en nombre del pueblo de Cuba, y están pidiendo su ratificación precisamente por… indignados.

Fantasmas han existido siempre a través de la Historia. Ayer en Europa era el comunismo, que la recorría. Hoy, en Cuba, un nuevo fantasma comienza a moverse, también aterrador para algunos: el de los Pactos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Etiquetado , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: